fbpx

Sira Hernández (piano)

Cargando Eventos

Información del concierto

Fecha:
15 junio, 2017
Hora:
20:00
Lugar:

 

Sira HernándezLa pianista Sira Hernandez presenta su disco ‘XII Sonatas del Padre Antoni Soler, transcritas por Joaquim Nin i Castellanos’, editado por Solfa Recordings.

Acompañada por el periodista y crítico Stefanno Russomanno, Hernández explicará al público la razón de elegir estas sonatas del Padre Soler (1729-1783) en las transcripciones que Joaquim Nin realizó en 1925, describirá su personal visión de estas obras, e interpretará en directo alguna de ellas.

Entrada libre hasta completar el aforo.
Al finalizar el acto se servirá un vino.

Tola la información aquí

 

 

Notas de prensa (presentación del CD en la SGAE de Barcelona – 25 de mayo de 2017)

 

Ayer asistí a la presentación del nuevo CD de la pianista Sira Hernández que, tras grabar un precioso álbum dedicado a la música callada de Mompou, también con Solfa Recording como este, se adentra ahora en el mundo de las sonatas del Padre Antonio Soler, grabando las 12 sonatas transcritas por Joaquim Nin Castellanos en 1925, en París, y que son una brillante oportunidad para darnos a conocer la obra de un músico capital, obviando de manera deliberada, responsable y atrevida otras posturas de la ortodoxia integrista de los criterios historicistas, aunque parece que ya van a la baja y por tanto las otras formas posibles de aproximarse a la música del siglo XVIII con unas posibilidades expresivas tan válidas y enriquecedoras no son ya tildadas de herejías.

Nin, en su momento y con un piano romántico ante a él, ya supuso una postura radicalizada frente a la búsqueda historicista que defendía Wanda Landowska, anclada en su calvicémbalo, ambas apasionadas maneras de ver y entender la música, y que ahora son dos valores que suman en lugar de representar posicionamientos excluyentes.

Sira Hernández lo asimila todo y, con su personalidad no adscrita a ninguna tendencia o escuela determinada, nos hace llegar esta música luminosa y optimista con contagiosa vitalidad y una exquisita maestría técnica que le permite no tener que preocuparse por una inmaculada lectura y dedicarse a interpretar con libertad y sentimiento esta música que, transcrita al piano por Nin, nos sitúa a las puertas del romanticismo sin ningún complejo.

El disco es una auténtica delicia que se escucha con placer debido a la obra de   Soler y obviamente por la indiscutible personalidad de Sira Hernández que, aparte de la nítidas y preciosas sonoridades, aporta una calidez que nos aleja del academicismo virtuoso y mecánico de tantos pianistas y, por qué no decirlo, de clavecinistas de estratosférica precisión y nula emoción.

Como el disco se está convirtiendo cada vez más en un artículo lujoso, elitista en el mejor sentido de la palabra, y una manera de distinción cultural que hay que revigorizar, Lluis Soler, el alma de Solfa Recording, ha realizado un acabado primoroso para conferir al álbum un envoltorio digno del contenido, con un texto trilingüe en un librillo hecho con gran cuidado estético (preciosas fotografías de la propia pianista y una portada de alto valor estético y conceptual) y lo que es mejor, con un texto a la altura, obra de Joan Vives, que sobre todo para los seguidores de Catalunya Música es uno de los valiosísimos puntales de la casa. El texto que acompaña al disco es una pequeña masterclass alrededor del Padre Soler, un músico que en territorios vecinos sería mucho más considerado que en nuestra casa.

En la presentación que tuvo lugar en el auditorio de la SGAE, Sira Hernández ofreció una muestra musical interpretando tres de las sonatas, a pesar de que el momento personal que estaba atravesando parecía más propicio a suspender el acto, pero una vez más la música fue el bálsamo y el consuelo imprescindible para aferrarnos a la vida. La mesa redonda de presentación, con la pianista y el productor musical del disco, un héroe de nuestro tiempos, fue conducida por Joan Vives, con lo que el tiempo pasó volando durante una hora en la que nos pareció que vivíamos en un país culto y musicalmente brillante, a pesar de que la afluencia de público y la ausencia de los medios nos situaban en la más cruda de las realidades.

 

Joaquín Hernández

 

 

<> Sira Hernández, rodeada de amigos, defendía el directo a la vez que se disculpaba por no ser precisamente ayer, el día de la presentación de su CD XII Sonatas del padre Antonio Soler (Solfa Recordings, SR1611210), el mejor para sentarse frente a un piano y mostrar su alma, dolida y rota por la súbita muerte de su querido padre, justamente ayer. <>
Tienes razón Sira, la música no tiene un tempo definido, no le vale el metrónomo ajustado siempre al mismo valor, ni le vale la repetición monótona, como un autómata, aunque lo asumamos hoy en día como algo natural, acostumbrados a los aparatos mecánicos reproductores de sonidos. Yo soy de los del directo, de los que prefieren una interpretación cercana a la persona en lugar de otra con un ingenio que me dé sólo una parte de lo que para mí es la música, solamente el sonido. A pesar de todo, debo decir que disfruto mucho de la música reproducida electrónicamente, sea en el formato en que sea, aun siendo consciente de la carencia que comporta.
<> Joan Vives condujo la presentación del CD ayer en la sala de actos de la SGAE de Barcelona, en un ambiente de cordial amistad con los otros participantes: Lluís Soler, por Solfa Recordings, y Sira Hernández. Joan Vives es también quien ha escrito, en el librillo que acompaña al CD, un texto brillante y que nos facilita comprender la complejidad de la tarea de las transcripciones realizadas por Joaquim Nin, así como nos explica las claves de la vida de Antonio Soler, un excepcional compositor de los de casa. Mientras escuchaba las sonatas que ayer interpretó Sira me pareció ver mucho de la música para piano que años después escribirían autores como Albéniz o Granados.
Ahora mismo suena el CD en mi estudio, mientras escribo estas líneas. Un sonido nítido, una interpretación llena de esos pequeños o grandes sentimientos que rellenan el esqueleto de la música escrita a finales del siglo XVIII por Antonio Soler i Ramos (Olot 1729—El Escorial 1783). Un CD de esos para disfrutar en mi rincón de paz e intimidad, junto a otras pequeñas joyas que nos transportan al alma de la intérprete.

 

 

Josep Maria Rebés

Sira Hernández

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúas utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar